TRASTORNOS DE ANSIEDAD

ANSIEDAD

Ansiedad

¿QUÉ ES?

La ansiedad es una emoción que sentimos de forma natural, (igual que podemos sentir alegría, miedo o ira…). La consideramos una emoción negativa, fundamentalmente por las consecuencias que provoca en nuestro organismo tanto a nivel físico como emocional, si no aprendemos a controlar y manejar la ansiedad, podemos llegar a sufrir graves consecuencias no ya a corto, sino a medio y largo plazo.

¿Qué pasa?

Hay aspectos muy evidentes que nos indican que estamos sufriendo ansiedad, me refiero a los que yo puedo percibir, de lo que yo soy consciente. Por ejemplo, una persona ansiosa muestra respuestas físicas como aumento de las pulsaciones, cambios en la respiración (respirando de forma más rápida y por lo tanto haciendo la respiración poco profunda), sudoración, molestias gástricas, cambios en la temperatura corporal o tensión muscular entre otros. Estos cambios en nuestro organismo nos pueden llevar, en un breve periodo de tiempo a sufrir insomnio, dolores de cabeza, molestias gástricas, contracturas musculares, parestesias, etc.

 

Estas molestias físicas van acompañadas de pensamientos y emociones también negativos, buscamos los motivos o causas que nos están provocando estas molestias (tendemos siempre a catastrofizar la situación, por ejemplo, si tengo molestias al respirar, el corazón me late más deprisa, pensamos que tenemos un problema cardíaco). A nivel cognitivo nos mostramos constantemente preocupados, hipervigilantes, es decir, continuamente pendientes de lo que ocurre a nuestro alrededor, temerosos ante determinadas situaciones, con sentimientos de incapacidad y pérdida de control a la hora de enfrentar determinadas tareas.

 

Los síntomas que acompañan a la ansiedad no sólo son percibidos por nosotros mismos, sino que los demás también pueden observar determinados cambios tales como dificultades en la comunicación (por ejemplo, tartamudez), movimientos repetitivos, sudoración excesiva, consumo excesivo de comida, tabaco, etc.

 

Sufrir durante un tiempo estos síntomas provoca cambios a nivel interno del organismo, que nos puede llevar a sufrir enfermedades gástricas, hormonales o en las que se vea afectado el sistema inmunológico, lo que provocará que nuestro organismo no pueda defenderse adecuadamente.

¿Cuándo pasa?

Como todos sabemos, situaciones que nos provocan ansiedad están muy presentes en nuestro día a día, como enfrentarnos a un examen o a una entrevista de trabajo, tener que realizar diversas tareas en un corto periodo de tiempo, tomar decisiones importantes para mí o para los demás…

 

No cabe duda que todos nos enfrentamos a situaciones que pueden provocar ansiedad, pero la forma de enfrentarnos a ella es lo que diferencia a las personas que sufren enfermedades físicas o psicológicas a consecuencias de la ansiedad de las que no.

 

Si bien es cierto que no podemos vivir una vida sin que tengamos que enfrentarnos a situaciones que nos provoquen ansiedad, sí que podemos aprender a manejar estas situaciones de forma que sus consecuencias me afecten lo menos posible, de este modo también ganaremos en autoconfianza lo que mejorará aún más mi predisposición para enfrentarme a nuevas situaciones y pensar en un resultado positivo.

FOBIAS

¿QUÉ ES?

La fobia se presenta cuando una persona siente un miedo irracional, inexplicable a una situación, persona, cosa…

 

Este miedo le lleva a evitar totalmente las situaciones que de alguna manera lo pueden enfrentar al objeto, persona, situación temida.

Fobias

¿Qué pasa?

Cuando se desarrolla una fobia, la persona experimenta una enorme ansiedad cuando tiene que tener contacto con esa situación, objeto, persona… desagradable. Comienza a organizar su vida de forma distinta a la habitual, intentando establecer un nuevo orden que lo lleve a evitar el objeto de su fobia.

 

Si por algún motivo la persona es enfrentada a su fobia, puede llegar a sufrir una situación de pánico.

¿Cuándo pasa?

Existen numerosas fobias y dependiendo de qué tipo de fobia tengamos y nuestras propias circunstancias será mayor o menor la incapacidad que nos provoca en nuestro día a día. Por ejemplo, tener fobia a volar puede no suponernos un problema si habitualmente nuestros viajes son a lugares cercanos (y los podemos hacer en otro medio de transporte) y no viajamos de forma frecuente, pero si nuestro trabajo nos obliga a viajar constantemente esta fobia nos incapacitará para poder trabajar adecuadamente.

Fobias más frecuentes

Fobia a conducir, o Amaxofobia

Fobia a volar, o Aerofobia

Fobia a las alturas, o Acrofobia

Fobia a los lugares abiertos, o Agorafobia

Fobia a los espacios cerrados, o Claustrofobia

Fobia a la oscuridad, o Nictofobia

Fobia a la muerte, o Tanatofobia

Fobia a la sangre, o Hematofobia

ESTRÉS

Estrés

¿QUÉ ES?

Es una reacción fisiológica y natural que el organismo pone en funcionamiento cuando se encuentra ante una situación amenazante o potencialmente peligrosa. El estrés es lo que nos indica que debemos enfrentarnos o salir corriendo cuando, por ejemplo, alguien quiere hacernos daño.

 

La respuesta de nuestro organismo es rápida, generalmente muy intensa y corta en el tiempo. Si esto es así, la respuesta de estrés es totalmente adecuada, sin embargo, a veces esta respuesta no es adecuada por su inmediatez, intensidad o duración y aquí es donde aparecen determinados problemas relacionados directamente con el estrés.

¿Qué pasa?

Cuando tenemos que enfrentarnos a este tipo de situaciones amenazantes, el organismo reacciona poniéndonos en situación de alerta, el ritmo cardiaco y la respiración aumentan, todos los sentidos están centrados en el objeto amenazante, los músculos están tensos preparados para la acción…

 

Al tratarse de una respuesta inmediata e intensa por parte de nuestro organismo, el hecho de que esta reacción pueda ser mantenida en el tiempo, va a provocar de forma irremediable un elevado coste a nivel emocional y físico.

¿Cuándo pasa?

Hablamos de que una persona tiene un problema de estrés cuando se enfrenta de forma continuada o crónica a situaciones potencialmente amenazantes para él y esto llega a generar problemas como cefaleas, dolores musculares, enfermedades cardiovasculares, problemas del sistema inmunológico, cansancio, agitación, trastornos del sueño, ansiedad, irritabilidad, etc.

OBSESIONES Y COMPULSIONES

¿QUÉ ES?

La obsesión es una idea que asalta a la persona de forma persistente, de la que no logra desprenderse a pesar de hacer esfuerzos para ello y que se mantiene a pesar de que la persona pueda no estar de acuerdo con ella de forma consciente.

 

La compulsión son los actos que realizamos con el objetivo de evitar la obsesión.

Obsesiones y Compulsiones

¿Qué pasa?

El hecho de que la idea obsesiva no pueda ser justificada conscientemente por la persona, provoca de forma inevitable situaciones de ansiedad y malestar para la persona que lo sufre, de esta manera crecen las compulsiones dado que el deseo de evitar esta idea o hacerla desaparecer es muy fuerte, lo que a su vez también genera malestar para la persona.

¿Cuándo pasa?

Las obsesiones abarcan un gran abanico de posibilidades, entre las más comunes encontramos las de limpieza o seguridad, en estos casos a la persona permanentemente le sobrevienen ideas relacionadas con la contaminación que puede sufrir o los peligros que le pueden acechar, de esta manejar comienza a desarrollar las compulsiones que pueden ser lavarse constantemente, evitar tocar enseres públicos, necesidad de limpiar previamente todo aquello que toca, o revisar repetidamente si ha cerrado la puerta de casa o del coche…

 

Todos en algún momento hemos sufrido en algún momento alguna de estas ideas, como siempre, la frecuencia e intensidad va a ser lo que determine la existencia o no de un problema. Mientras que lavarse las manos antes de comer no es un problema (sino que es algo totalmente adecuado), lavarse las manos numerosas veces, con un ritual específico y de forma sistemática aún a pesar de que esto me impida seguir con el desarrollo de mi vida ordinaria, se convierte en un problema.

HIPOCONDRÍA

¿QUÉ ES?

La hipocondría es una preocupación excesiva por una enfermedad que no se padece o que los síntomas que se padecen de la enfermedad no justifican la preocupación que se siente.

Hipondría

¿Qué pasa?

La persona está muy pendiente de todos los cambios que observa en sí mismo e interpreta estos cambios como enfermedades reales, por ejemplo, el aumento de frecuencia cardiaca pueden interpretarlo como una enfermedad coronaria, o pequeños lunares como melanoma, etc.

 

La persona que sufre hipocondría acude al médico y se somete a todo tipo de pruebas que una vez se descartan dolencias físicas, calman su preocupación, pero de forma momentánea. Otras personas en cambio, evitan acudir a un médico quedando permanentemente con la duda sobre su posible enfermedad.

 

No cabe duda que esta preocupación constante se manifiesta en el paciente con síntomas de ansiedad y a veces de depresión cuando no se siente acompañado por familiares o profesionales en su preocupación por los síntomas.

¿Cuándo pasa?

En ocasiones la hipocondría surge dentro de la propia familia, cuando se trata de familias muy preocupadas por temas sanitarios, que hablan y describen con precisión síntomas o tratamientos, pero también puede aparecer después de una enfermedad real en la que el padecimiento ha sido importante y supone de la persona desarrolle un sistema de alerta frente a los posibles síntomas que pudieran generar nuevamente esta dolencia.

Francisco Javier Herrera Berenguel, PSICÓLOGO, si desea más información, no dude en contactar.