feliz

Reflexiones para ser feliz

No te angusties antes de tiempo, no anticipes futuros problemas. El futuro no se puede prever, no te adelantes, cuando llegue el momento nos preocuparemos e intentaremos buscar la mejor solución.

Controla todo aquello que dependa de ti. Todo no podemos controlarlo, sólo aquello que dependa de nosotros, acéptalo y sigue con tu día a día.

La opinión de los demás no es necesaria para ser feliz, no necesitas la aprobación de nadie. Es imposible caerle bien a todo el mundo, actúa como mejor creas, acepta que cada persona ve y entienda la vida de una forma diferente, así que, se comportará diferente. Que alguien te diga que no vales o que eso no es para ti, es sólo una opinión, no una verdad absoluta.

Acepta lo que no puedes cambiar. La vida no es perfecta, pero aun así es maravillosa. Debes entender que para vivir tranquilo y feliz, nuestra vida no tiene que ser… tenemos que vivir la que nos ha tocado e intentar cambiar aquellos aspectos que podamos para mejorarla

Disfruta el momento. Vive el aquí y ahora, no te angusties tanto por el mañana. Si este fin de semana puedes salir con los amigos o con tu pareja a cenar, hazlo y disfrútalo. La vida se vive hacia delante, no hacia atrás.

No recuerdes lo negativo, ensalza lo positivo, intenta recordar todo lo positivo. Siempre podemos elegir que recordar, ¿qué nos aporta recordar constantemente lo negativo?… efectivamente, nada. Todo lo negativo vivido son experiencias que nos deben enseñar, no castigar. El pasado no se puede cambiar, el futuro sí.

Aprende a utilizar el lenguaje de forma apropiada, cambia el discurso. Intenta hablar siempre en positivo (soy capaz, puedo, me gustaría…), no te quejes demasiado (me duele, tengo este problema…), no critiques a los demás (es que mira… se pasa…).

Mejora tu actitud, la actitud se aprende, se puede mejorar, cambiar. El diálogo interno es la base de una buena autoestima, fundamental para mejorar nuestra actitud. A ganas nadie me debe ganar, si me caigo 5 veces, me levanto 6 y punto.

Yo puedo, soy capaz, volveré a intentarlo.

No se necesitan tantos ingredientes para la felicidad. Ser feliz no depende solo de aspectos materiales, no hace falta que todo vaya bien para ser feliz, evidentemente una situación económica favorable ayuda, pero no lo es todo.

Ser feliz es adaptarnos a nuestra realidad, no a la de los demás. A pesar de nuestros problemas y circunstancias, debemos hacerles frente e intentar buscar todos los aspectos positivos que tengamos, todos tenemos una sonrisa, solo falta sonreír.


Francisco Javier Herrera Berenguel, PSICÓLOGO, si desea más información, no dude en contactar.