Pensando

Siempre estoy pensando en lo que va a ocurrir, pero claro, siempre en negativo… Pienso en mis padres, son ya mayores… ¿sufrirán el día de mañana?; pienso en mis hijos, se están haciendo grandes, ¿cómo les irá en la vida?; pienso en la salud, ¿y si algún día tengo una enfermedad…?; en las injusticas (sociales, laborales…); en las atrocidades que aparecen en los medios de comunicación constantemente (violaciones, abusos, violencia de género…) … me siento fatal, sin fuerzas para seguir.[/vc_column_text]

Yo no puedo, soy así, es muy difícil... son obstáculos para no cambiar, para ``acomodarnos``. Hay que luchar, cambiar, afrontar... para ser más felices

Si dedicamos gran parte de nuestro tiempo a pensar de esta forma, es normal que estemos mal, apáticos, desganados, desmotivados…

Todas estas preguntas y preocupaciones, tienen dos aspectos fundamentales, el primero es que son normales y el segundo y más importante, es que no dependen de nosotros. Entonces, ¿para que torturarnos? No tiene sentido preocuparnos por el destino de nuestros hijos si no depende de nosotros, nadie quiere tener ninguna enfermedad grave, evidentemente, pero nada podemos hacerlo para evitarlo.

Cuando llegue el momento, solo en ese momento buscaremos las mejores soluciones al problema planteado, antes no. Antes hay que vivir el día a día, disfrutar de instante.

Disfrutar no es estar todo el día de fiesta y celebrando, disfrutar es vivir el momento, sin pensamientos negativos sin suposiciones, sin miedos. Estar en el aquí y ahora.

Una cena en casa, gozar de nuestros seres queridos, escuchar música, leer, ver nuestra serie favorita, o lo que cada uno le apetezca, sin más pensamientos de lo que pueda ocurrir o no mañana. Vivamos el momento.

Poca importancia tiene la casa, el dinero, el trabajo... si nos falta lo más importante, la salud.

Mucha gente me dice que no es fácil pensar así, yo les contesto que tampoco es tan difícil, es cuestión de actitud, de querer cambiar.

Lo malo nunca es para siempre, lo bueno tampoco… así que, vamos a aprovechar el momento.

Es posible, cambiemos nuestra forma de ver y enfocar la vida.

[/vc_column][/vc_row]



Francisco Javier Herrera Berenguel, PSICÓLOGO, si desea más información, no dude en contactar.